No me miren asi, mi fijacion con Tiny Tina no es para nada sexual, en serio. Es solo que cada que sale en el juego pienso – “Realmente podría pasar HORAS hablando con ella. O sólo escuchandola”.

Ok, creo que eso es peor, mejor pretendamos que SÍ es algo sexual. Pero sólo si para B3 la hacen mayor de edad.

Tres actualizaciones en una semana, ¿qué tal, eh? Creo que ni en los mejores años de Revolver llegamos  eso. Tengo que admitir que mi teoría de que sería mucho mas facil escribir personajes que no estuvieran basados en alguien real (o en mí), (y no quiero decir que yo no sea real); resulto ser cierta. No me malinterpreten, disfruto mucho hablar a través de los personajes originales de Revolver y tengan por seguro que (algunos) van a regresar, pero despues de 5 años comencé a sentir que la personalidad de cada uno estaba siendo tan definida que comenzaba a ser restrictiva. Y esos cinco años fueron hace CINCO años. Claro que quiero seguir haciendo chistes de pipí-popó-caca-moco-meco, pero quiero hacerlo mediante personajes para los cuales haga sentido hablar asi, no con un barbón panzón casi cuarentón que nunca dejó los videojuegos.

Y con eso, termino de separar la obra del creador; porque yo soy un barbón, panzón casi cuarentón que nunca dejó los videojuegos. Peor aun, gané un par de niveles en el geek-o-metro cuando lancé mi primer D20, y el hecho de treparme al mame del youtuberismo con un canal de rol, no creo que ayude mucho a quitarme el estigma, tampoco.

Y no es mi intención.

Antes de que me brinquen encima los paladines del buen decir y mejor hablar, no hay ningun typo en esta tira, “Ugo” se escribe así, sin “H”. Es un pequeño homenaje al personaje principal de Luis Spota en su novela “Casi el paraiso”. Leánla, se las recomiendo mucho.

Y espero que ahora si me crean cuando les digo que los veo el lunes. Besitos locos.

 

Share